Nuestra Iglesia

Aceptamos la Biblia como la Palabra de Dios. Ella nos enseña, nos exhorta a que actuemos correctamente. Y en la medida que escudriñemos, desarrollaremos la capacidad de conocer su voluntad y tener una mayor intimidad con El.

Como congregación, nos esforzamos por alcanzar el grado de santidad y pureza que Dios espera de su pueblo. Y como miembros, aspiramos crecer espiritualmente a fin de proyectar ante el mundo la imagen de cristianos maduros conforme al modelo de conducta de Jesucristo.

Reconocemos que nuestras fuerzas humanas no son suficientes para alcanzar las metas y objetivos que nos hemos trazado. Pero dependemos y confiamos en el poder y dirección del Espíritu Santo para que guie nuestras vidas.


¿Conoces a Jesús?